Cuba desde los ojos de Juanito (1ª Parte)

Estándar

17:30 horas. Llegada al aeropuerto José Martí. Nada más llegar me meto en una habitación con un simpático señor que me hace todo tipo de preguntas. Preguntas del tipo “Donde se va a hospedar” o “Cuánto dinero en efectivo lleva usted?” o “A qué se dedica”, “Lleva tarjeta de crédito?”, “Cuánto dinero piensa gastarse?”. En fin, yo perplejo y un tanto guasón, le contesté lo que me dió la gana, bien para darle esa sensación de que realizó bien su trabajo, o bien para mantener a salvo mi privacidad. Estas fueron mis contestaciones:

Cubanito-Interrogatorio: A qué se dedica?
Juanito: Soy bailarín profesional
Cubanito-Interrogatorio: Cuánto dinero en efectivo lleva usted?
Juanito: 12,5 €uros
Cubanito-Interrogatorio: Lleva tarjeta de crétido?
Juanito: 8 tarjetas llevo
Cubanito-Interrogatorio: Cuánto dinero piensa gastarse?
Juanito: El mínimo que voy a gastarme son unos 20 €
Cubanito-Interrogatorio: Dónde se va a hospedar?
Juanito: En el Hotel Sevilla
Cubanito-Interrogatorio: Los periódicos se deben quedar aquí
Juanito: No problemo

Acto seguido, me mira el careto de 36 horas sin dormir (por tu culpa sergio..) y me deja marchar por la puerta. Lo conseguí! Estoy en la Havana!!
Si hubiese bajado el mismisimo Jesús del cielo, me hubiese pegado una colleja por mentiroso que lo hubiese flipado, pero en fin, más se perdió en la guerra no??
La primera cualidad que veo allí es la bondad. Con los españolitos mueren los cubanitos, y curiosamente, casi todo el mundo tiene un pariente español (todavía quiero creérmelo..).
Me recogió en el aeropuerto un hombre de la familia con la que íbamos a hospedarnos mi compi y yo. Nos recoge un taxi y nos dirigimos al hogar. Por el camino hablamos de trivialidades y cuando no pasan ni 5 minutos me comenta que se quiere largar de allí, así, en frío…
Llegamos al hogar. Hora de pagar el taxi! Me saco la cartera para pagar, y me dice este amable señor que lo paga él, que ya arreglaremos cuentas. Agradezco su gesto y me invita una mujer a que pase a la casa.
Una vez dentro de la casa, me presento a la mujer y ésta me presenta a su hija pequeña de 16 años, llamada Claudia. La mujer y madre de la niña se llama Silvita. En mi viaje han sido dos ángeles. Gente bondadosa y cariñosa, sin ninguna intención en mi viaje más que servir. Son lo que yo llamo gente transparente.

La casa era bastante humilde, y según la mujer, el barrio era un barrio residencial. Balcones que se caían, agujeros en las calles, acerado destruido por el tiempo, basura que me superaba en altura, etc..
Fue un pequeño shock para mí. Me sentía como Tom Cruise en Minority Report en la escena en que le dice la Pre-Cog… “Acaso no lo ves??”…. No lo veía..

Al rato me meto en el aseo para poder ducharme, y hago algo que hacía años que no hacía. Ducharme con cubos de agua… El gel no ha venido y es más, no existe para los cubanos debido a su precio, y el papel higiénico (papel sanitario) idem de lo mismo. Bienes de primera necesidad (o al menos para mí), necesarios para mantener una buena higiene, no están al alcance de los cubanitos.

Después de mi aventura con la ducha (que fue un lavado del gato) y de no poder hacer mis necesidades, me vuelvo a vestir y a la salida del baño me estaba esperando una sorpresa. Uno de los mejores cafés que me he tomado en la vida. 100% arábica con un sabor inmejorable. Me dispongo a leer el Gramma, y al comprobar que todo son buenas noticias, excepto las que hablan de los americanos, me aburro y me dispongo a ver la televisión.
Después de ver un anuncio diciéndo que la basura hay que enterrarla, y de ver varios programas con una extraña franja negra (para que no se viese la publicidad), me doy cuenta de que también me aburre ver la tele, y me dispongo a acostarme.

Pilas recargadas!

Estándar

Hola peña!!
Empezamos una nueva etapa después de las vacaciones. Trabajo, estudios, más trabajo, salir por la noche, conocer gente, más trabajo, estrés, estudios, más trabajo… Aaaarrrghhhh!!! :D

Este año, para las vacaciones, quería algo diferente. No quería hoteles en donde te lo ponen todo por delante, y tampoco quería moverme por España (Spain is different!!). Quería salir del país, pero hacerlo de forma diferente a lo que tenemos en mente como vacaciones. El destino que escogimos mi compadre y yo fue Cuba, y allí nos fuimos 15 días! Nos fuimos a conocer a la familia de una compi de trabajo de mi compadre, y ellos nos buscarían algún apartamento en donde quedarnos, ya que queríamos vivir de cierta forma la problemática que hay en Cuba. Y todo el que haya viajado a países tercermundistas o subdesarrollados a complejos turísticos, sabrá que en esos sitios uno no se da cuenta de casi nada.
He pasado de todo en estos 15 días. Hambre, malestar físico, malestar psicológico, tristeza, alegría, etc..
En estos días intentaré pasar a limpio mi cuadreno de bitácoras que me llevé, y lo plasmaré aquí, más que nada para no tener que contarlo una y otra vez a todos… :D