El Valor de la Humildad

Estándar

Vaya semanita de cojones. Muchos sistemas críticos por subidas de tensión y ayer se estropea (desconfigura) una impresora especial (en su día la instaló un chino) de etiquetas en los muelles.
Para que os hagáis una idea si los palets no se etiquetan, los camioneros no se los llevan. Si no se los llevan, no hay reparto. Si no hay reparto, los clientes se cabrean.
Conclusión: Caos total..
Me dirijo a los muelles. Ni 20 minutos con la maldita y el encargado de los muelles empieza a hablar (chillar…). Mi jefe llamándome cada 5 minutos, y yo leyendo el manual en perfecto inglés. Reviso la configuración varias veces y nada. Era lo peor que le podía pasar a una impresora de etiquetas. Que no imprima etiquetas…
20 minutos más adelante (y con toda la presión de antes…) noto que se me acerca un hombre de unos 40 y pico de años. Se para un rato a mi lado, me observa a mí y a la pantalla de configuración de la impresora y me dice a los 5 minutos: “Creo que este valor es un cero”. Después de revelarme su secreto le contesto: ” He revisado el manual varias veces y AHI no va un CERO”. No pasa ni un minuto y me vuelve a repetir: ” Pos yo creo que ahí va un cero…”. Con toda la presión a mis espaldas (jefe, llamadas y encargado de muelles hablando (gritando..)) le contesto: ” No sabrá usted más que el manual verdad??”
El hombre notó la presión que había sobre mis espaldas y se fue a currar. Pasadas dos horitas, sin avances aparentes, y sudando, me pregunto: ” Coño, y si cambio el valor al CERO??”
EUREKA!!!! FUNCIOOOONA!!!!
El encargado me felicitó y mi jefe dejó de llamar. Me sentía fatal. Había tratado prácticamente como a una mierda al pobre hombre.
Fui a su puesto de trabajo, le pedí que me acompañase y le enseñé la impresora en funcionamiento (gracias a él). Hablé con el encargado de los muelles y le expliqué que sin su ayuda no hubiese tenido cojones de que imprimiese la maldita. Le pedí perdón y le pregunté que cómo sabía lo del valor a CERO.
El (nuevo) amigo me explicó que llevaba 20 años trabajando allí y que cuando la instalaron en su día, el técnico (sí, sí, el chino) se pegó de chocazos con la impresora por el puto CERO, que no venía en el manual…
Una vez más le pedí perdón y me fuí.
Conclusión: Creí que era humilde, pero me di cuenta que hay veces que no lo soy.
Solución: Hacer curas de humildad cada cierto tiempo y seguir conociéndome a mi mismo.
Tiempo empleado en conocer uno de mis tantos fallos: 2 horitas y pico…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s